Wanda se despide de España

Wanda se despide de España,

nace un nuevo caso mítico de fracaso de inversión.

Hace 3 horas se confirmó la información de los medios oficiales de España: el Grupo Wanda anuncia que cerrarán las oficinas situadas en Madrid y despedirán a sus 20 trabajadores actuales de manera progresiva. Tras haber invertido 650 millones de euros en la compra del emblemático rascacielos del Edificio España de Madrid, éste volverá a colgar el cartel de “en venta”. Todo apunta a que la mayor inversión de China en territorio español hasta el momento llegará a su fin.

Desde junio de 2014 hasta enero de 2016, 20 meses de negociaciones, quien imaginaría que este sería el destino del foco de atención de los chinos residentes en España. ¿Es por el desconocimiento del marco legal por parte de los inversores chinos o es porque el gobierno de España no les da luz verde a los inversores?

En mi opinión es que hay ciertos puntos que deben tener en cuenta los futuros inversores:

  1. En los países occidentales no decide el gobierno, la ley está por encima y todos son iguales ante la justicia. El punto de partida de los inversores sería analizar las leyes del país.
  2. En los países occidentales predomina el multipartidismo, no hay que pensar que, por tener el apoyo de un partido, ya se puede conseguir todo. Las acciones de cada partido están restringidas por la de los demás, y el poder de cualquier partido solo tiene efecto en el periodo en que gobierna, una vez pasado ese periodo, expira. Por otra parte, aunque el partido que tenga la mayoría absoluta gobierne el país, no hay que olvidar la posibilidad de pactos entre partidos.
  3. Bajo ningún concepto inviertas en periodo de elecciones, cada partido tiene una postura distinta, cualquier cosa que prometa el partido en el poder, puede ser cambiado por el partido que le releva.
  4. No hay que subestimar a los pequeños partidos emergentes, aunque muchos piensen que son muy jóvenes y que no tienen responsabilidad, que hacen las cosas sin orden, que no entienden de economía o, aunque mucha gente piense que hacen las cosas fuera del sentido común, son gente que sin darnos cuenta han conseguido el poder político en muchos países e incluso podrían controlar el mundo en el futuro. Por esto, hay que ser cautos con los partidos jóvenes, sobre todo cuando se trata de decidir sobre una inversión de cuantía elevada.
  5. Es necesario conocer las costumbres y la cultura del país. No se debe pensar que porque invierto y porque tengo dinero, ya soy el jefe. En muchos sitios el dinero no es omnipotente.
  6. Si vas a contratar personal, recomiendo contratar personas que conozcan la cultura de ambos países, y así poder utilizar ambas culturas como un puente para el acuerdo y para conseguir una relación satisfactoria entre el gobierno de los dos países. No contrates sólo personas del país de origen o sólo chinos, la combinación de ambas culturas es lo que puede producir efectos distintos en distintas situaciones.
  7. Hay que adaptarse al problema. Por eso, no hay que tratar de cambiar las cosas a tu manera.
  8. Hay que tener paciencia, la velocidad de desarrollo de los procesos en el extranjero ocurre a una velocidad increíblemente lenta, sobretodo en países de más ocio. Es pequeña la probabilidad de ganar dinero y hacer los trámites de manera rápida o conseguir los objetivos a corto plazo. Por esto, una vez decidido invertir en el extranjero, hay que tener un planteamiento a largo plazo, hacer las cosas paso a paso.

Sigilosamente, Wanda viene. Discretamente, Wanda se va. España se queda con su edificio, que se ha convertido en un destino turístico para todos los chinos que visitan el país. Si todos los turistas oyen del guía el nombre Wanda, quizás, después de todo, esta inversión solo vaya a producir efectos publicitarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *